Patricia y Eduardo han sido una pareja muy especial para mí, llevan muchos años juntos y eso en su boda se notó.

Complicidad, cariño, risas y sobretodo mucho amor. 

Una celebración preciosa en un sitio tan emblemático como es el parador de Tejeda. 

Para mí fue un reto participar en este día y en  lo que significa para ellos este compromiso. Todo un honor en que hayan confiado en mí en todo momento.

Por muchos años más! Enhorabuena por una boda tan preciosa chicos!